Dádivas quebrantan peñas

SOS

Ahora ya es imposible negar el adoctrinamiento en las escuelas de Cataluña y otras muchas tropelías hechas por los totalitarios independentistas sin hacer un ridículo histórico (40000 fotos):

https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums




Cataluña y sus voceros separatistas

Gracias a los raudos medios de transporte y a la esperanza de vida actuales (perdón por anteponer la ciencia a creencias religiosas), debo ser uno de los catalanes que más en profundidad ha escudriñado toda Cataluña. Después de recorrer muchos centenares de miles de kilómetros y visitar todos los pueblos de esta comunidad autónoma jamás he hallado un resquicio telúrico por el que este territorio de España hable… ni siquiera en Nuria, Poblet, la Seu Vella de Lleida o el mismísimo Montserrat. Por razones no menores como las que he apuntado antes, me sorprende sobremanera que algunos de los pijos independentistas, sin apenas moverse de sus distinguidos y seguros barrios o de unos kilómetros a la redonda de sus segundas residencias, salten cada día a la palestra mediática o a la tribuna de cualquier foro político hablando en nombre de Cataluña. ¿Habrá en toda Cataluña gente más alejada del pueblo llano catalán que esta envanecida casta de políticos excluyentes más especializada en sembrar discordia que en escuchar al prójimo?

Ahí dejo varios enlaces que revelan mis idas y venidas por este rincón de la península ibérica:

https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums
https://is.gd/EZA3A1
https://todoslospueblosdecataluna.blogspot.com/




Candidez con hechura de paloma de la paz

Hoy se nos informa que un grupito de intelectuales de diversas nacionalidades solicita irreflexivamente al Gobierno de España y la Generalitat de Cataluña una salida política a un problema que únicamente ha creado una serie de irresponsables políticos independentistas con unas ansias de poder enfermiza.
¿Qué se debe negociar con totalitarios independentistas que llevan décadas cometiendo todo tipo de tropelías en Cataluña y encima deforman la realidad de este modo tan miserable?

Insisto. ¿Qué se debe negociar con totalitarios independentistas? ¿Que puedan hacer trampas también en los colegios electorales de la Cataluña metropolitana de forma masiva (152 fotos)?: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157669705914096

¿Que puedan además recurrir a los correctivos físicos para acelerar el proceso de adoctrinamiento en las escuelas (3703 fotos)?: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157663257244562

¿Que el martillo que usan para erradicar el castellano del espacio público lo puedan usar también contra los hablantes (61 fotos)?: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157709837701086

¿Que además de la impunidad con la que persiguen a los desafectos políticos del Régimen de la Generalitat se aliente dicha práctica con recompensas económicas (2071 fotos)?: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157666881104275

¿Que las dependencias públicas repletas de propaganda partidista puedan también exhibir las fotos de los ciudadanos sospechosos de no votar de acuerdo al sentir oficial (3740 fotos)?: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157672532482676




El todo vale

Estoy harto de comprobar en Cataluña cómo la propaganda independentista vomitada las 24 horas del día por TV3 y los tropecientos medios de comunicación subvencionados por el Régimen totalitario de la Generalitat logra que muchos catalanes no vean la Realidad así la tengan a un palmo de sus narices. Por ello voy a echar mano de un ejemplo, pero expuesto desde un punto de vista ideológico radicalmente opuesto al único que contempla esta gente fanatizada, que copa casi enteramente las plazas de funcionariado en las distintas administraciones locales, comarcales, autonómicas y de las diputaciones, con el fin de dejar en evidencia las absurdas excusas que ponen los radicales independentistas para cometer todo tipo de atrocidades en las mismísimas instituciones públicas. Hace pocas horas he comprobado cómo en un pueblecito próximo al Montseny han cerrado a los contribuyentes o usuarios una biblioteca pública con el pretexto de no compartir la sentencia dictada por un señor tribunal de justicia. Te imaginas que un ayuntamiento gobernado por un grupo de esos muchísimos catalanes que creen que el movimiento independentista es lo más semejante al nazismo que existe actualmente en Europa recibe un revés judicial en su pretensión de ilegalizar a los partidos adscritos a esta insolidaria ideología y decide como protesta cerrar una semana el Hogar de los Pensionistas de su localidad. Visto desde otra perspectiva quizá haya alguna posibilidad de que un fanático secesionista considere absurdo obrar de semejante manera, ¿verdad? Volviendo a la realidad del ejemplo expuesto anteriormente de la biblioteca cerrada por motivos arbitrarios, otra vez los catalanes honrados tendrán que pagar a los funcionarios que cobrarán sin prestar servicio alguno a los contribuyentes por capricho de unos políticos fanatizados en el separatismo. ¿Delictivo? Pues, si es denunciado y posteriormente considerado por un tribunal de Justicia punible, sí. Pero si fuera como fuere eso no es destinar caudales públicos a un uso alejado de su función al tiempo que una utilización partidista de las instituciones públicas y una forma más de perjudicar a los usuarios de dicha biblioteca que venga Dios y lo vea.




Larga espera

Los fanáticos separatistas están esperando la sentencia para dar rienda suelta a sus instintos violentos; yo también aguardo, pero para poder afirmar, con pelos y señales, lo que es esa panda de totalitarios que anda en prisión preventiva. De momento, ahí dejo mi trabajo, que ya ha alcanzado la friolera de 34200 fotos y sobrepasa los 9,5 millones de visitas solo en Flickr, sobre la miseria, totalitarismo, violencia… que deja tras de sí el independentismo en Cataluña: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums




¡Actúa con determinación!

Sé percibir la distancia que media entre el cruel régimen franquista, que condenó a muerte a uno de mis abuelos y al otro lo mantuvo 3 años en un campo de concentración, y el independentista en Cataluña, que me ha conculcado derechos lingüísticos e ideológicos de forma salvaje y dictatorial. Sin embargo, no sería del todo imparcial si omitiese que en bastantes aspectos el actual sistema político totalitario en la mencionada comunidad autónoma es tan dañino para los que no participan de su “sacrosanto delirio” como aquel que antaño imperaba en la totalidad del Estado y en algún aspecto… incluso peor. Como con palabras resulta más difícil sostener una realidad, por muy incontestable que ésta sea, he dedicado no pocos años de mi vida a recabar información fidedigna a lo largo y ancho de la geografía catalana que demuestra con imágenes aquello que con total desvergüenza niegan sistemáticamente la casta separatista y sus paniaguados estratégicamente situados dentro de Cataluña, en el resto de España y en aquellos países relevantes de la escena internacional. Entre el pijerío independentista, algunos creyeron que discriminándome, persiguiéndome o amenazándome cedería a sus fanatizados razonamientos e incluso hubo algún alcalde de la Cataluña profunda que creyó que me infligiría desaliento afirmando, todo aquello que posteriormente manifestaron los mandamases del Gorven de Cataluña lustros más tarde: “todo está decidido”. Pues bien, el trascurso de tiempo ha demostrado que los tiranos, fascistas, totalitarios, supremacistas y demás raleas del hábitat separatista se equivocaban. Algunos de ellos andan en la cárcel con sentencias firmes, por cometer fechorías en un ámbito territorial en el que creían que podían hacer todo aquello que les viniese en gana con absoluta impunidad, y otros permanecen en ella preventivamente a la espera de resoluciones judiciales. También muchos de los que juraron que en Cataluña ya vivíamos en una república independiente siguen, después de más de 18 meses, acatando la democrática Constitución de España en las Cortes Generales para no dejar de hacer aquello que de verdad les mueve: llenarse los bolsillos mientras enredan al pueblo llano. Para concluir, tras expresar todo lo anterior, ya solo me resta poner a tu disposición la friolera de casi 30000 fotos para que tú también estés en disposición de afirmar en qué el régimen independentista no es tan perjudicial como el franquista, dónde lo iguala y cuándo lo sobrepasa. Clica aquí para ver las fotos.




Con pensar no basta

Muchos son los puntos en que los tres principales partidos independentistas de Cataluña (ERC, CiU -o como quiera que se hagan llamar a estas horas de la tarde- y la CUP) mantienen posiciones ultranacionalistas y enormemente intransigentes con el propósito de perpetuar una serie de privilegios únicamente para una parte minoritaria de catalanes. El argumentario independentista debería ser difícilmente asumible para cualquier ciudadano racional o progresista ya que el estado del bienestar, el disfrute de derechos y el acceso a las riquezas no han estado garantizados en las últimas décadas de forma generalizada en Cataluña salvo para esa casta en la que han predominado de una manera muy cierta pijos con una determinada lengua e ideología utilizada como confrontación con el resto de España y “esencialmente” unos apellidos con raíces geográficamente muy localizadas. Aquel que perciba en alguno de los tres partidos mencionados más arriba rasgos políticos universales debería descubrir en qué momento de su evolución intelectual confundió lo que es “extrema derecha” con la “izquierda”. Aunque también podríamos hallarnos ante alguno de los sujetos que reciben, directa o indirectamente, suculentas subvenciones provenientes de todos los contribuyentes de Cataluña, vía Govern de la Generalitat. Del mismo modo podríamos encontrarnos con uno de tantos que carecen de arrestos para mantenerse firmes ante las amenazas, discriminaciones y persecuciones que los caciques independentistas ponen en marcha desde el preciso momento que detectan a un catalanito en cualquier rincón de esta comunidad autónoma de España que llame al pan, pan; vino al vino y a los independentistas, extrema derecha con maneras de verdaderos opresores.




¡Piensa!, ¡atrévete!

En España nadie en su sano juicio llamaría chupachups a un jamón por el mero hecho de tener el nombre de este popular caramelo en una envoltura que cubriese la parte más distante a su caña. Sin embargo, son legión los que encasillan como “izquierda” a partidos políticos independentistas en Cataluña que se presentan con este término en su sigla. ¿Alguien se ha detenido a pensar, en este rincón del planeta, con qué etiqueta se clasificaría a cualquier grupo castellanohablante envuelto en una “rojigualda” que trasladase a un programa ideológico conceptos o anhelos relacionados con la lengua o la identidad calcados a los que han llevado a cabo separatistas en Cataluña? Pues si cualquiera ha pensado en términos como “extrema derecha” lo mismo hasta se queda corto. En suma, esta perversa visión de la realidad aparentemente aceptada por muchos en Cataluña no ha arraigado por casualidad sino porque han amenazado, discriminado, y perseguido envueltos en un halo de impunidad a todo el que no observase a través del filtro independentista en todo momento y lugar. ¿Progresistas?, ¿tolerantes?, ¿demócratas?, ¿pacíficos?, ¿defensores de los Derechos Humanos? ¡Y un jamón con chorreras! ERC, CiU (o como quiera que se hagan llamar a estas horas de la mañana) y la CUP son extrema derecha pura, dura y sin escrúpulo alguno a la hora de oprimir a los que no conformando su casta de privilegiados se atreven a poner el grito en el cielo.




SOS, Europa; SOS, ONU

Después de viajar con mi modestísima cámara por los 947 municipios de Cataluña, ahí dejo miles de fotos por si todavía eres de los que creen que la gente independentista que controla esta región de Europa trae algo bueno. En su conjunto y en la actualidad este trabajo, todavía inconcluso, tiene un inequívoco interés informativo. Está centrado en mostrar decenas de miles de momentos determinados de la Historia reciente de Cataluña a través de representativas pruebas gráficas íntimamente relacionadas con la Política. El objetivo de la obra no es otro que sensibilizar sobre los peligros que acarrean las excesivas ambiciones de Poder de un puñado de representantes políticos que abanderan irresponsablemente un exacerbado nacionalismo excluyente. Del mismo modo, con este trabajo también aspiro a llevar a cabo, en un futuro próximo, el estudio científico de la convulsa etapa histórica que estamos viviendo en este rincón de España. Clica aquí para ver las fotos.




El fabuloso mundo independentista

Para mí que los independentistas de Cataluña que portan lazos amarillos se han vuelto a colar otro antológico autogol. De un tiempo a esta parte se puede visualizar que la casta separatista es una ínfima minoría también en las calles. Lo mismo ya se ha podido constatar desde hace décadas con las “esteladas” que cuelgan de los balcones. Ay, el día que los Poderes del Estado no permitan a estos fanáticos secesionistas hacer trampas en los colegios electorales ni poner propaganda partidista los 365 días del año en el espacio público de casi toda la región ni utilizar con fines partidistas las instituciones públicas ni hacer con el dinero del erario público lo que les venga en gana ni acosar al adversario político con aparente impunidad ni que la TV3 tome descarado partido por los “estrellados cuatribarrados”. Ay, el día que los catalanes oprimidos por los violentos independentistas se armen de valor y exijan disfrutar de las mismas oportunidades para acceder a puestos públicos de trabajo, de hablar, estudiar, rotular y ser atendidos en la lengua oficial que escojan libremente, que presenten candidaturas electorales en todos los municipios de Cataluña… Ay, qué fácil sería todo si muchos de los que cortan el bacalao en “Madrit”, Europa o la ONU viviesen una temporadita en Cataluña para darse cuenta de quién es aquí el oprimido demócrata y quién el maldito facha opresor.




A tu aire

Por fin el montón de indecentes abusos y de sistemáticas discriminaciones que cometen los separatistas en Cataluña desde instituciones públicas y privadas, con el beneplácito tácito de los que han gobernado en “Madrit”, Bruselas (UE) o Nueva York (ONU) mirando para otro lado, está provocando un aluvión de reacciones de rechazo como jamás se había visto por estos confines de España. Ahora muchos catalanes asqueados de una ideología tan peligrosa como la independentista tienen a su alcance mil y una maneras de evitar que esos dictadores, que han actuado desde el Palau de la Generalitat y muchos cientos de ayuntamientos con una impunidad jamás vista en la Europa de la Unión, ahoguen su legítimo derecho a ser libres y a vivir en una sociedad completamente democrática. La Resistencia, formada por gente de distinta naturaleza ideológica, no exige afiliación ni que se porte lazo o distinción alguna. Actúa a diario en varios puntos de la geografía catalana pese a la implacable persecución de la policía política del Régimen (Mossos d’Esquadra y Policía Local de no pocos municipios), de medios de comunicación públicos o privados sostenidos con el dinero de todos, de empresas favorecidas por los de arriba y de entidades pseudoculturales que medran gracias a continuos e injustificados trasvases económicos desde distintos erarios oficiales. En ella unos se sacuden la extrema indignación que genera tanta injusticia rebelándose en grupo o en absoluta soledad, amparándose en el anonimato o a cara descubierta, retirando lazos o plantando cara en las redes sociales y diarios digitales… Y sin cabecilla ni mandado, todos a su aire como muestran estas miles de fotos (clica aquí), la Resistencia está poniendo contra las cuerdas a esa casta de déspotas secesionistas que creía tenerlo todo bajo el control que proporciona el Poder.




Dos rumbos y un destino

Al paso que vamos en Cataluña, por mero instinto de supervivencia empresarial, una parte de la población acabará imponiendo la costumbre de colgar carteles en los bares al estilo de los de “se prohíbe cantar” en Andalucía: “queda terminantemente prohibido hablar de política”. Difícilmente podrán suceder las cosas de un modo muy distinto con los ultranacionalistas (independentistas) inoculado el veneno de la intolerancia a una parte muy significativa de la vecindad desde hace décadas en la Cataluña profunda y algún lustro en las áreas metropolitanas. Matrimonios, familias, grupos de amigos, trabajadores de una misma empresa, afiliados a un sindicato, miembros de una cámara de comercio o simpatizantes de un club deportivo han sufrido ya en sus propias carnes la infiltración de algún sujeto poseído de ese “yo” más tribal que acaba abriendo a las sociedades modernas en canal. A este respecto no son pocos los sujetos que a estas alturas pueden ser descubiertos con suma facilidad a lo largo y ancho de la geografía catalana con distintivos en favor de aquellos que tanto daño han causado al conjunto de la ciudadanía con su fingida y desmesurada exaltación del “ombligo patrio” mientras se llenaban los bolsillos propios. Pues bien, al mismo tiempo y paradójicamente, de seguir los acontecimientos por los derroteros políticos que van en este rincón de España, no sería extraño que sucediese en establecimientos públicos ya regentados por seguidores de estos fanáticos “estelados” que los carteles que presidiesen sus locales rezasen: “antes de entrar es obligatorio cantar Els Segadors” pudiéndose leer a continuación “el gesto de mala leche mientras se entona el Bon cop de falç! da derecho a mesas próximas a la estufa en invierno y al ventilador en verano”.




La manzana de la equidistancia

Satisfacer desde “Madrit” a los que gobiernan en Cataluña pasa necesariamente por renunciar a ser de izquierdas porque la gente independentista de esta comunidad autónoma de España ya tiene nuevo “president” desde el 14 del pasado mes y desde ese preciso día el resto de catalanes ya tenemos otro “supremacista” de tomo y lomo en el Palau de la Generalitat convencido de que los ciudadanos de segunda (castellanohablantes y no-independentistas) deberíamos caer otro grado y encima mostrarnos agradecidos. En este rincón de la península hemos sufrido a una casta opresora (bien colocada ya en los tiempos del último dictador) con sueldos de escándalo y una impunidad que hasta hace unos pocos meses era más que alarmante y que en la actualidad aún sigue siendo más que anecdótica en un ámbito como el de la Unión Europea. Estos sujetos además han dedicado millones de euros en tratar de intoxicar a la opinión pública de medio mundo para hacer pasar a los verdaderos opresores por “pobrecitos” oprimidos. Y ante este orden de cosas, ¿quién será el guapo desde los poderes públicos del Estado que siga favoreciendo las desigualdades entre seres humanos en una parte de su territorio y pretenda continuar enarbolando la bandera de la igualdad y el progresismo ante los lúcidos ojos de la Historia?




Los indefensos niños del 8-N

Ayer los repletos centros de trabajo, sobre todo del área metropolitana, se convirtieron en fábricas de crear votantes para el 21-D indignados con esa casta independentista que cortaba vías de comunicación por media Cataluña. En un irrespirable clima de coacción, no fueron pocos los catalanes que a lo largo de la jornada de huelga plantaron cara a los exaltados secesionistas. Asimismo, en este rincón de España pudo constatarse que la Ley sigue pisoteada por esa minoría que siendo la que más tiene también es la que más se queja. No obstante, hoy quiero volver a poner el foco de un artículo en ese brutal cúmulo de acontecimientos relacionados con el adoctrinamiento de niños que se da en plena Europa del siglo XXI y que algunos de nuestros representantes políticos se han apresurado en calificar de “casos aislados” cuando tiene que ver con los centros de enseñanza. Pero el día en cuestión se prestaba para que algunos niños no acudiesen a las aulas escolares y de nuevo ayer pudo verse a padres independentistas tan fanatizados que no ven peligro alguno para sus hijos menores de edad cuando transitan a pie por carreteras abiertas al tráfico de vehículos, cortan violentamente importantes autovías repletas de mastodónticos camiones… Los defensores de los menores en Cataluña, como en tantos otros órdenes de cosas por estas tierras, hace tiempo que miran hacia otro lado y supongo que los mossos d’esquadra presentes en estos lamentables sucesos que doy a conocer aquí también miraron hacia otro lado o bien tenían tareas más importantes a realizar en esos precisos momentos que identificar a tanto temerario “estelado” como anda suelto.




Cerrado por “tacticismo”

Por lo que se desprende de lo acaecido hoy, 3 de octubre, ahora en las huelgas de Cataluña los trabajadores no deciden nada… todo les viene ya decidido por los de arriba. Deciden los del régimen separatista que cobran lo que no está escrito gracias a los de abajo. Deciden esos que se subían escandalosamente el sueldo mientras se lo bajaban a los funcionarios. Deciden esos que ahora piden ayuda a Europa (help us Europe) y hace dos o tres días mantenían la bandera de las doce estrellas doradas a media asta… En conclusión que todas las instalaciones municipales de muchos municipios de este rincón de España permanecerán cerradas a cal y canto por razones de puro interés político de esa casta independentista que es la que menos razones tiene para vivir instalada en la queja de toda la sociedad catalana. Salta a la vista que el totalitarismo en esta región de Europa anduvo al paso durante décadas, empezó a trotar hace dos lustros y en los tres últimos meses galopa desbocado.




El no va más

Dirigentes independentistas, que perjuran que Cataluña obtendrá la soberanía el 2 de octubre, piden dinero para causas judiciales que algunos de ellos, ya inhabilitados, tienen pendientes por el 9-N; inhabilitados que suplican a la Justicia que avance su condena para poder presentarse a las próximas municipales; “futuros inhabilitados” en desbandada corriendo a donar sus bienes a familiares… Estos sujetos endiosados, que saben perfectamente lo que pasará tras el 1-O, procuran que sus correligionarios siempre tengan una afrenta a la que responder para que no dispongan de un rato libre en el que pararse a recapacitar. Asimismo los incondicionales separatistas siempre tienen un acto a la vuelta de la esquina al que deben acudir para mostrar la hipertrofia muscular del independentismo a ese mundo imaginario que, según los mandamases, siempre está mirando a Cataluña lleno de admiración. No obstante, a estas alturas, muchísimos seguidores ya empiezan a tener la mosca detrás de la oreja como quedó demostrado en la última manifestación del 11-S de la que no se atreven a enseñar una sola foto cenital decente. De las imágenes disponibles salta a la vista que cada vez menos catalanes van ciegos tras guías espirituales de la “estelada” como estos. Ahora bien, los que siguen embriagados de separatismo todavía son muchos y cualquiera de ellos tratará de rata para arriba al que sea capaz de afirmar obviedades como que el 1-O no será un referéndum ni algo que se le parezca.




¿Miedo? no... lo siguiente

¡Ay!, vivo alarmado desde que he vuelto a constatar las sibilinas maniobras que esta gente que mueve los hilos desde la cúpula separatista hace para oficializar el voto electrónico en Cataluña. Por si fuera poco ya el esfuerzo que tengo que realizar cada día para mantener viva una mínima sensación que confirme que en este rincón de España queda margen para decidir mi futuro por medio de un voto teniendo que apreciar a diario cómo esta élite doblega ya la voluntad de parte de la población por medios de todo género de ardides “democráticos”, de la propaganda más retorcida y heterogénea que pueda existir en toda la Unión Europea, de una prensa nativa sin perspectiva alguna de supervivencia al margen de la subvención institucional, de una tendenciosa ley electoral aprobada en tiempos casi inmemoriales…. pues ahora esta casta independentista quiere más, como de costumbre. Con la esperanza de vivir en una Cataluña democrática casi perdida aún me queda sufrir a esa cuadrilla de privilegiados independentistas que no contenta con lo que la Ley le permite hacer se mueve uno, dos y hasta tres pasos más allá de ella con aparente impunidad. Y con la finalidad de que veas que no acaba aquí el encadenamiento de atribulaciones que me mantiene en vilo tampoco en este apartado escatimaré precisión en esta desesperada confidencia: tengo que asistir desconcertado a todo tipo de persecuciones, discriminaciones, insultos y amenazas de todo aquel que no acceda a ser cómplice del orden de cosas que acontecen en esta región de Europa, he de constatar cómo desde el independentismo se utiliza cotidianamente toda clase de estancias “públicas” de modo absolutamente partidista, Me quedo atónito viendo las trampas que se llevan a cabo en los mismísimos colegios electorales… En conclusión, pongo por caso que ese gremio de aprovechados del cuento “identitario” se sale con la suya e implanta en nuestra comunidad autónoma otro sistema electoral menos garante aún de la real orientación de los votos emitidos en cada contienda electoral…. pues dada esa circunstancia, palabra de honor, ni tan siquiera en los comicios legales ejerceré mi derecho a decidir.




Perseguidos y reducidos al silencio

Carta abierta a los responsables de Facebook: Recibo innumerables pruebas explicitas de felicitación por las aportaciones (siempre veraces y respetuosas) que hago en infinidad de redes sociales (Facebook y sus grupos incluidos). Hace tan solo unos días vosotros mismos me recordabais cuántas decenas de miles de “me gusta” acumulaban mis publicaciones. En Facebook, en no pocas ocasiones, he recibido amenazas e insultos de aquellos que tratan de acallar, en mi tierra (Cataluña), voces discordantes con el fanatismo independentista. Jamás en esta red ni en otra he respondido a esta gente en un lenguaje semejante al suyo. Sin embargo; justo ahora, cuando es público y notorio que existe un ataque coordinado en Facebook que ha afectado a no pocos usuarios (Victoria Álvarez, Jordi Pedret…) que no participan del delirio separatista, me hallo gravemente limitado en el uso que puedo realizar en esta red social. Por todo lo mencionado anteriormente, me veo en la obligación de hacer la siguiente pregunta: si he utilizado esta red del mismo modo que lo vengo haciendo desde hace muchos años, ¿qué o quién es responsable de esta merma de mi autorización a utilizar Facebook en libertad como lo hacen exaltados independentistas que incluso mientras maman y gruñen les queda tiempo para amenazar e insultar con aparente impunidad? Sin otro particular, un cordial saludo, el infrascrito Eduardo González Palomar




Humor de mil diablos

Para que luego digan que lo contemplo todo desde la vertiente negativa: hay empresas instaladas en Cataluña desde las que sostienen desde hace lustros, de modo continuado y sistemático, que el castellanohablante posee un mayor alcance visual que el cegato catalanohablante. A pesar de tan descomunal afrenta para los supremacistas de la “llengua pàtria”, hoy por hoy, los fanáticos del Govern todavía no han mandado a una cuadrilla de sus temibles inspectores para reprender a los irreflexivos autores. ¡Qué extraño!, ¿no?




Una maldita plataforma llamada lengua

Creo a pies juntillas que la inmersión en “català” para los castellanohablantes, en los colegios de la Cataluña gobernada por exaltados independentistas, va más allá de lo lingüístico. La veo como una especie de antesala en la que preparan a criaturas para conformarse con la condición de ciudadano de segunda con la que vivirán toda su vida. Hay motivos más que suficientes para pensar que muchísimas escuelas de esta comunidad autónoma de España se convirtieron hace décadas en la herramienta imprescindible con la que unos pocos imponen, a cientos de miles de indefensos niños, ideología, lengua y resignación. Así que no es de extrañar que casi todos acaben asimilando los abusos a los que serán sometidos en las instituciones públicas (locales, comarcales y autonómicas) como algo cotidiano e inquebrantable. En consecuencia, como detrás de tanta maniobra y esfuerzo siempre se esconde una finalidad, los artífices (la casta independentista gobernante) de este miserable orden de cosas, que no han mostrado el mínimo escrúpulo al pisotear sistemáticamente los derechos de millones de catalanes, han seguido viviendo endiosados en la cúpula de ese andamiaje de cargos públicos, retribuidos con sueldos indecentes, y lanzando dádivas a los suyos a modo de millonarias subvenciones.




Empieza la función

Su predecesor en el cargo, otro fanático separatista de tomo y lomo, ya descubrió en innumerables ocasiones que mostrarse en público en lugares de Cataluña donde hubiese una concentración significativa de ciudadanos no adoctrinados por el régimen independentista iba seguido de una sonora pitada. Por esa razón Puigdemont probablemente ha evitado, como si de la peste se tratase, salir de su zona de confort. Lejos de TV3, distanciado del salón con la parroquia separatista ocupando hasta la última butaca, más acá del pueblo donde la casta independentista lo controla todo, incluso desde tiempos del anterior régimen, esta gente de la Cataluña “oficial” tiene serios problemas ante esa pluralidad ideológica y lingüística incómoda a los ojos de los guardianes de la “pàtria” que cientos de medios de comunicación, comprados por los distintos gobiernos autonómicos a golpe de subvención o propaganda institucional pagada a precio de oro, ha mantenido en una especie de clandestinidad. Pues bien, la primera vez que Puigdemont sale de su urna de fino cristal llegó ayer y fue en Badalona: el abucheo fue apoteósico y todo sucedió sin necesidad de que algún “paniaguado del régimen” regalase pitos a la entrada.




El gran embustero de Cataluña

Parece mentira que, hace tan solo unas horas, el “president” de los independentistas haya dicho en sede parlamentaria que los “únicos amenazados" en Cataluña eran los suyos (mientras señalaba hacia las mullidas bancadas donde sientan sus posaderas los diputados de Junts pel Sí -CDC y ERC-). Sin embargo, de muchos es sabido cómo miente esta gente fanatizada acostumbrada a envolverse con la “estelada” (bandera separatista) al mínimo indicio de peligro. No son pocas las décadas que llevan cocinando una historia en la que los buenos siempre son nacionalistas y los muy buenos, ultranacionalistas (independentistas); mientras, los malos andan al servicio de quienes mandan por esa meseta de Dios que queda más allá de la otra ribera del Ebro. En su manipulado universo muchos separatistas incumplen leyes a mansalva con la excusa de que son injustamente tratados por los poderes del Estado. No obstante, esta gente niega el pan y la sal a aquellos que piensan que los verdaderos opresores del ser humano, por estas tierras nororientales de la península ibérica, son independentistas. De tal manera que, en esta extraña democracia que profesan los radicales separatistas, aquellos que no hacen migas con los herederos de Pujol sí que tienen que cumplir las leyes que emanan del “Parlament”. ¡Atiza con tanta parcialidad! En suma, con vistas a no dejarse enredar por los ardides de uno de los políticos que mejor representa a la casta separatista basta con poner al alcance de todos los lectores de este artículo un enlace que da acceso a cientos de irrefutables pruebas gráficas que muestran que quienes suelen ser amenazados en Cataluña acostumbran a no comulgar con sujetos como Puigdemont y los de su cuadrilla de exaltados.




Los violentos y el caradura

Hoy se ha vuelto a poner de manifiesto que Artur Mas está perfectamente capacitado para doblegar la paciencia de quien viviendo en Cataluña se atreve a reflejar la realidad cotidiana… incluso cuando los independentistas no salen bien parados. Este sujeto que un día ejerció de President de la casta independentista acaba de afirmar que hay una campaña orquestada por el Estado para relacionar independentismo con violencia y se ha quedado más ancho que largo. Cualquiera ajeno a la situación política catalana puede comprobar en las hemerotecas algunos de los innumerables ataques físicos y acosos, a modo de escarnio moral, que han sufrido muchos de aquellos que se han significado en contra de esta peligrosa tendencia ideológica. Otra posibilidad para desenmascarar a este político separatista en horas bajas sería esperar a la próxima conferencia que ofrezca SCC, C’s, PP o UPyD en la UAB y ver cómo los “cuatribarrados estrellados” hacen acto de presencia con su sobrecarga de anacronismo, odio, violencia y totalitarismo. Yo mismo he sido testigo en decenas de ocasiones de agresiones, perpetradas por encapuchados con “esteladas” (banderas independentistas), contra quienes pretendían crear, años atrás, un nuevo partido político de corte diametralmente opuesto al separatismo. Del mismo modo, he recopilado miles de pruebas gráficas que me permiten afirmar que, en esta comunidad autónoma de España controlada por fanáticos independentistas, no solo se hace apología de la violencia de forma muy generalizada sino que se amenaza con bastante impunidad a la disidencia. Además, los independentistas hacen uso descarado y partidista de las instituciones públicas, se saltan las leyes que les son molestas por muy democráticas que estas sean y hacen todas las trampas que pueden… hasta en los colegios electorales. Así que, con la paciencia enervada, solo me resta indicar a Artur Mas que se dirija a otro perro con ese hueso que quien al ruin perdona más ruin se torna y la violencia independentista en Cataluña es tan real como innoble es aquel que la niega.




Dos contextos y una realidad

La realidad parcial que te describe esa plantilla de TV3, formada principalmente por un hatajo de activistas independentistas con sueldos de periodistas de renombre, ha costado a los contribuyentes muchos miles de millones de euros. Sin embargo, ha logrado que dos tercios de su audiencia original desaparezcan por el camino. En contraposición, las miles de fotos alojadas en mi cuenta de Flickr que complementan esa parte de la realidad escondida desde la televisión “pública” de Cataluña salen gratis al erario público. Sin que lo referido anteriormente sea óbice para que ya acumulen millones de visitas. Solo los álbumes en los que están clasificados estos documentos gráficos que muestran lo pernicioso del independentismo en Cataluña han sido examinados en más de 100000 ocasiones y las 200 fotos más ojeadas sobrepasan el medio millón de visitas.




Ni me vendo ni me acojono

Pues, a diferencia del President de los independentistas de Cataluña, no me planteo nada en relación a adelantos de “algo” que ellos tratan de revestir, sin éxito alguno, de “mandato democrático”; pero que nos va a volver a costar un riñón a todos los catalanes y solo va a servir para que algunos de los de siempre se vuelvan a llenar los bolsillos de euros. Porque yo sí sé, y a ciencia cierta, que no participé en el fiasco del 9N y que tampoco voy a participar en acto ilegal pariente del anterior aunque el separatista Puigdemont y su cuadrilla de fanáticos lo celebren mañana mismo y vuelvan a poner un autobús “gratis” a la puerta de mi casa para facilitarme la participación o vuelvan a salirme al paso “voluntarios” cuando pasee por las calles para forzarme a intervenir en semejante farsa. Para que los de la casta independentista no se lleven a engaño, les hago saber que mi palabra vale mil veces más que mil banderas estrelladas: por eso seguiré del lado de la Ley y la Democracia.




El espectro independentista

En este punto de nuestra historia reciente, decir que sorprende un desatino llevado a cabo por nuestros “responsables” políticos del Govern de Cataluña, por grande que este sea, sería tanto como mentir porque, en ese sentido concreto, ya acreditan un historial que no se lo salta un galgo. Pero, ya que la tarde no me ofrece un pasatiempo mejor que escribir, voy a dejar constancia de los primeros interrogantes que me han sobrevenido a la mente cuando una consejera de Puigdemont ha espetado, en sede parlamentaria (¡poca broma!), que los funcionarios deberían hacer fiesta el próximo 6 de febrero habida cuenta del juicio al que serán sometidos tres políticos de su cuerda ideológica: ¿qué quiere esta gente independentista?, ¿ambicionará hacer un censo de funcionarios afines?, ¿querrá hacerlo al lamentable estilo de aquellos irresponsables que fueron puerta por puerta a lo largo y ancho de Cataluña en el 2014 bajo el lema “9N, ara és l’hora, fem un país nou”?, ¿de verdad cree oportuno que, para tapar las vergüenzas de Artur Mas y dos de sus subordinadas, los hospitales, colegios y residencias de ancianos se queden sin médicos, maestros y asistentes sociales por miedo a ser señalados como malos patriotas aparte de malagradecidos? Llegado a este extremo y después de tales preguntas, me voy a tomar la licencia de proseguir con los signos de interrogación: ¿habrá alguien, en el exacto momento en que esto lea, al que no le haya asomado ya por el centro de su imaginación un genio con apariencia de “Molt Honorable Jordi Pujol” señalando “malos catalanes” a diestra y siniestra?
Cientos de fotos relacionadas con este artículo.




Uña (CiU) y Carne (TV3)

Todo se hunde de forma alarmante en TV3 en los últimos tiempos (audiencia e ingresos por publicidad) de tal manera que no sería descabellado sospechar que Artur Mas anda dirigiéndola en la sombra. El último fracaso que, como de costumbre, no ha sido recogido por la prensa del régimen independentista ni en los más escondidos rincones de sus publicaciones, es que los de la Marató de TV3 solo han conseguido el 13,5 % de audiencia en Cataluña y que baje considerablemente la recaudación destinada a una noble causa. Todo lo anterior a pesar de que miles de pancartas publicitarias fueron repartidas por todos los recovecos de Cataluña y de que anuncios y cuñas propagandísticos fueron incluidos a mansalva en multitud de medios de comunicación. Sobra comentar, porque es de todos sabido, de qué sirvieron esas costosísimas campañas que montaban los de CiU contienda electoral tras contienda electoral, ¿no?
Esta foto podría pasar por la analogía perfecta del trinomio (Artur Mas, ANC y TV3) que más ha degenerado, en los últimos años, la calidad democrática en Cataluña.




Los catalanes de segunda

En la Cataluña gobernada por fanáticos independentistas, no contentos con discriminar al castellanohablante (307 fotos: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157666131992840), presentan al catalanohablante como la verdadera víctima lingüística de este territorio de España. Para despejar cualquier duda que se presente ante el anterior enunciado puedes conocer hasta qué extremos llegan en la imposición de la “llengua pàtria” viendo estas 6 fotos (https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157675740021061) y además, como contraposición, tienes la posibilidad de ver qué ocurre cuando las instituciones públicas no están en manos de totalitarios lingüísticos (14 fotos: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/albums/72157676273093085).




Para estar al tanto

Aquí donde arraiga el victimismo con suma facilidad. Aquí donde el clan habla en nombre del pueblo cada dos por tres. Aquí donde muchísimos de los que agitan banderas independentistas viven bien colocados en las administraciones públicas o gozan de espectaculares subvenciones. Aquí donde los que más tienen son los que más se quejan… Si aún no salta a la vista el rincón del mundo desde el que me he parado a escribir, dejo claro que se trata de ese pedazo de España que se conoce por Cataluña. Desde este preciso territorio urge aclarar, sobre todo en tiempos como los que corren, que aquel que mata a su convecino a golpes de urna no es un demócrata sino un asesino. Y por si quien esto lee tiene un día de aquellos en los que anda con la mollera dura, adjunto otra evidencia que arroja algo más de luz sobre la anterior, el que cuelga “esteladas” en los colegios electorales no es un buen patriota sino un tramposo.




El embudo de la casta independentista

Lo que jamás explican los fanáticos nacionalistas de Cataluña es por qué los apellidos de los que mayoritariamente andan colocados en las instituciones públicas autonómicas, comarcales y locales están fuertemente ligados a una sola de las lenguas oficiales de Cataluña, ese código lingüístico que tratan de imponer con tanto ahínco esos que conforman una casta política (casi en su totalidad catalanohablante) que controla de norte a sur y de este a oeste esta comunidad autónoma de España. Sobre todo cuando tales apellidos (Vila, Pujol, Mas, Rull, Turull…) son minoritarios en el conjunto de la población de Cataluña. Además, la élite de estos fanáticos de la “llengua pàtria” de los independentistas tiene por costumbre evitar aquello que perjura que es tan beneficioso para el pueblo llano y lleva a sus hijos a colegios carísimos donde la inmersión lingüística no pasa de la puerta de la calle. Desgraciadamente, aquellos catalanes que siendo castellanohablantes no entienden de diferencias entre seres humanos, ven en la Cataluña gobernada por exaltados políticos infinidad de muestras que confirman la persecución y la discriminación de una lengua (castellano) y de quienes la usan cotidianamente en las relaciones con sus conciudadanos. Asimismo, esta gente ha convertido su fabulosa lengua materna, el "català", en un arma que se ha mostrado enormemente efectiva para esa casta que se perpetúa en el poder desde hace muchas décadas. Por consiguiente, en el futuro parece difícil que, en esta tierra donde vine al mundo, la igualdad de oportunidades entre todos sus ciudadanos vaya a venir de la mano de los que levantan muros en torno a lenguas o lindes territoriales.

Etiquetas: , , , , , ,




Independentistas versus civismo

Muchísimos de los que dicen ser de izquierdas en la Cataluña independentista, paradójicamente, también viven a lo duque o, mejor dicho, como verdaderos “príncipes” en el seno de una sociedad en la que la mayoría de la población subsiste con gran modestia, cuando no en la mismísima miseria. Estos sujetos, asimismo, dejan claro, cada dos por tres, que su proceder político parece guiado por aquella máxima atribuida a Nicolás Maquiavelo (el fin justifica los medios). Y por si lo anteriormente referido no fuese suficiente para retratar cabalmente a estos individuos destacados de la casta de Cataluña añadiría que han sido demasiadas las veces en las que han sostenido posturas políticas propias de siglos pretéritos para gran inquietud de sus conciudadanos.




Con el ¡ay! en la boca

Cànoves i Samalús era, para quien esto escribe, que acostumbra a ir y venir por los pueblos de Cataluña, un rincón más o menos bucólico donde sus habitantes vivían con cierto sosiego y con bastante sentido del pragmatismo. Con todo y con eso, no faltaba quien necesitara otro devenir más conflictivo a modo de banderín de enganche para avivar causas ideológicas poco nobles. Así pues, como el nombre del pueblo ya debe ser todo un acicate para esa gente que se tiene por independentista, de cuando en cuando, aparecían algunas pintadas que insistían en que Samalús no era Cànovas y, ya puestos, que Cataluña no era España. De esta guisa, con más avenencia que desacuerdo, discurrían los días por este encantador recoveco del mundo asentado en las faldas del Montseny mientras su alcalde, un tipo grandote, campechano y tan raro que, pese a militar en el PSC, no bebe en las aguas del nacionalismo, se arremangaba y codo con codo con sus convecinos hacía lo que de un concejal en jefe se espera. Sin embargo, en los últimos comicios municipales, el tipo grandote y campechano, aunque obtuvo mayor apoyo ciudadano, fue remplazado en las tareas gubernamentales por quien se avino a hacer lo que unos pocos independentistas pretendían. Desde entonces, los plenos en el consistorio se suceden accidentados, en la calle los conflictos artificiales están a la orden del día y, para colmo de males, una oleada de robos en viviendas tiene a los sanos residentes de esta pequeña localidad del Vallès Oriental con el alma en vilo. Por consiguiente, y como no podía ser de otro modo con fanáticos políticos por en medio, en el ayuntamiento de Cànoves i Samalús andan ocupados en sus desvaríos independentistas y poco más. Total que, con el correr del tiempo, los vecinos de este municipio han pasado de estar en algo parecido al edén a tener el ¡ay! en la boca y de añadidura una cuota que pagar a la Associació de Municipis per la Independència.

Etiquetas: , ,




La olla a presión se fisura

No hay más narices que reconocer que el catalán está en clara desigualdad en Cataluña sobre todo en la educación infantil de las escuelas públicas donde todas las horas se imparten en esta lengua. Es decir, el catalán está en desigualdad absoluta respeto al castellano en este estadio de la enseñanza pública pagada con el dinero de todos. Ahora bien, justo es admitir que el catalán en los colegios públicos de Cataluña está en un estado de absoluta igualdad con el cinismo que los políticos fanatizados del mundo nacionalista muestran a la hora de imponer este código lingüístico en todos los ámbitos de la vida pública e incluso privada. El año pasado (2015) estos extraños “demócratas” del Govern de Cataluña recaudaron 140000 euros por multas lingüísticas impuestas a los dueños de empresas. Menos mal que muchas sentencias de la justicia española y algunos informes de la Comisión de Expertos del Consejo de Europa y del Departamento de Estado de Estados Unidos ya recogen algunas de las prácticas lingüísticas discriminatorias empleadas por el Govern de Cataluña. Sin embargo, a efectos prácticos, los castellanohablantes en Cataluña siguen viviendo con sus derechos democráticos mermados sin que organismo oficial alguno se los rehabilite. Supongo que los frentes que el gobierno español, europeo y mundial tiene abiertos y que ponen en peligro sus respectivas estabilidades hacen que este sea un problema a resolver no prioritario… de momento.

Etiquetas: , , ,




Algo no hago bien

Si omiten mi nombre en las miserables listas de “traidors a la pàtria” que contienen numerosas publicaciones subvencionadas por el régimen independentista de manera directa o indirecta (inundando con ellas ayuntamientos, bibliotecas...) seguro que no es por dedicar poco tiempo y energías a combatir a tantos patriotas de salón emperifollados con señeras o banderas estrelladas que corren por esta tierra en la que nací. Teniendo en cuenta lo expresado anteriormente, no me queda más remedio que admitir que me falta algo más de caletre para hallar el modo de que el próximo paniaguado del sistema político imperante en este rincón de España me incluya en la siguiente enumeración de “traidores a Cataluña”. Para mí sería todo un honor que alguno de estos sujetos me ubicase ideológicamente en las antípodas de Jordi Pujol, Artur Mas, Carles Puigdemont, esa gente de TV3, los del Grup Koiné y todos los independentistas fanatizados que desde instituciones públicas en Cataluña me han conculcado derechos inalienables de modo salvaje y totalitario.




PSOE y la casta independentista

En las últimas horas ha saltado a la palestra mediática que el PSOE contribuye de manera determinante a que partidos ultranacionalistas (independentistas) formalicen grupos parlamentarios propios en el Senado. Por consiguiente, para casos como este se puede afirmar sin riesgo alguno a equivocarse que el PSOE vuelve a maniobrar respecto a los independentistas al viejo estilo del PSC. Conviene añadir a modo de inciso, para aquellos que en los últimos tiempos no se han interesado lo suficiente por la política regional, que el PSC es el socio al que el PSOE deja libre toda una comunidad autónoma de España para que represente “en exclusiva” la sigla socialista, pero que incluso siendo la estrategia política tan ineficaz que le ha abocado a ser residual en Cataluña persisten en ella. Volviendo al tema principal que ocupa este texto, el día menos pensado los dirigentes del socialismo en Cataluña y en el resto de España, descubrirán para qué sirve hacer concesiones políticas a unos nacionalistas más o menos fanatizados que, colectivamente, corren en sentido opuesto al verdadero socialista en lo tocante a la ideología y que en el terreno gubernamental, muchos de ellos, andan conculcando derechos lingüísticos e ideológicos inalienables a castellanohablantes y no-nacionalistas, adoctrinando niños en las escuelas, haciendo uso partidista de todas las instituciones públicas que caen en sus manos hasta el extremo de usurpar la neutralidad en los mismísimos colegios electorales y mil tropelías más. Hasta que se percaten, estos líderes de los partidos socialistas y otros con los que se han alternado en las responsabilidades propias del gobierno de la nación, cada cesión a los nacionalistas solo servirá para que aún empleen las administraciones públicas de forma más patrimonial y para que la próxima vez que arremetan contra el Estado lo hagan con mayor fortaleza. Expuesto todo lo anterior, convendría que no se pasase por alto que por más que esta gente nacionalista de Cataluña aumente su atronadora agitación política y dé muestras de mayor radicalización, lo cierto es que pierde representación institucional cada vez que pone las urnas porque cada vez más catalanes descubren lo nocivo que es para ellos el culto a una ideología excluyente.




Encara el 20-D con tu voto

Todo el que está mínimamente informado en España sabe que un nutrido grupo de representantes políticos independentistas, pese a formar una casta en Cataluña que casi todo lo controla y que a muchos oprime, pugna por lograr cuotas de poder aún mayores de las que actualmente se arroga. Anteriormente he utilizado el verbo arrogar porque hace demasiados años que esta gente fanatizada asume una serie de atribuciones al margen de la Ley que lamina derechos elementales a todo aquel que no participe de sus proyectos políticos separatistas: utiliza las instituciones públicas de modo descarado en beneficio propio y con fines claramente partidistas, arrincona lenguas y signos “identitarios” que no tienen cabida en su excluyente universo parcelario en las administraciones oficiales que controla, discrimina de manera flagrante a castellanohablantes, adoctrina en las escuelas, hace trampas incluso en colegios electorales… Pues bien, con este tremendo panorama, el próximo domingo, como ya ocurrió el pasado 27-S, se dan las circunstancias propicias para volver a dejar al descubierto que el independentismo es una corriente ideológica minoritaria en Cataluña y residual en el conjunto de España. Por consiguiente, para que semejante evidencia vuelva a dar la vuelta al mundo solo es preciso que tú y tantos como lo hicieron las pasadas elecciones autonómicas depositéis vuestras papeletas en las urnas democráticas del 20-D.




La pesadilla independentista

Los que abrazan el independentismo en esta tierra donde nací, hace ya algunas décadas, se dedican a negar una realidad que sobrecoge a todo ciudadano que no ande por Cataluña fanatizado por esta corriente ideológica tan retorcida. Mucho tiempo atrás ya resultaba alucinante, para aquel que lo sufre en carnes propias, escuchar a este colectivo político desmentir que en esta comunidad autónoma de España se discrimina al castellanohablante. Especialmente, cuando al primer golpe de vista cualquier ciudadano puede comprobar por sí mismo que en las instituciones públicas que van desde las autonómicas a las locales la lengua materna más común en esta sociedad ha sido erradicada casi por completo. Pues bien, ayer, con la misma capacidad para desenvolverse en tan desagradable negación de la verdad y por si faltaba algo para completar esta escena de ficción suprema que se representa incluso desde los más altos poderes de la Generalitat de Cataluña, la portavoz del Govern en funciones, Neus Munté, afirmó, sin sonrojo alguno, que en Cataluña se goza de muy buena salud democrática. Hacer tal aseveración cuando hace solo unos días, el 27S, se pudieron fotografiar colegios electorales que podían pasar por las mismísimas sedes de partidos políticos independentistas no solo es otro alarde de cinismo político sino que además suena a verdadero recochineo. En fin, para concluir esta crónica de la fantasía que se padece en esta región del sur de Europa se podría afirmar sin riesgo a equivocarse que se pueden tener pesadillas menos espeluznantes que el cuento que trata de vender esta gente independentista. Más información en el siguiente enlace: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/21726521726/in/dateposted-public/




La plaga de la inercia en Cataluña

Que yo sepa, la política de subvenciones indiscriminadas a radicales independentistas en Cataluña viene a parar en la opulencia de una casta de afines al Govern y en la angustiosa ruina de todo un pueblo llano. Además, hasta donde mi caletre alcanza, el marco legal autonómico acaba beneficiando al mismo sector de la población de Cataluña que es minoritario y para demostrarlo basta con echar un vistazo a los apellidos, lenguas propias e inclinaciones ideológicas de los catalanes que medran en las instituciones públicas. Asimismo, según mi modesto modo de pensar, esa misma gente, tan inmejorablemente asentada en los estamentos sociales de Cataluña, cuando gobierna cualquier institución pública, desde la local a la autonómica, es la que suele vulnerar los derechos lingüísticos e ideológicos de esa mayoría de catalanes que no tiene el “català” como lengua materna, que gasta apellidos como García, Martínez, López, Sánchez, etc. y que antepone la razón al sentimiento independentista. En fin, la enumeración de evidencias que pone de manifiesto que la minoría independentista en Cataluña lucha, en estos convulsos momentos, por mantener, e incluso institucionalizar, este estatus de privilegio sobre la mayoría de ciudadanos y no por otro tipo de razones más legítimo sería casi inagotable. ¿Alguien meterá algún día en costura la sinrazón en este rincón de España?
Lista de los 25 apellidos más comunes en Cataluña: García, Martínez, López, Sánchez, Rodríguez, Fernández, Pérez, González, Gómez, Ruiz, Martín, Jiménez, Moreno, Hernández, Muñoz, Díaz, Romero, Navarro, Torres, Álvarez, Gutiérrez, Molina, Serrano, Ramírez y Gil.




El club del independentista tramposo

La mayoría de ciudadanos que ejerció el 27S su derecho al voto no apoyó una lista que se erigía como la garante del sí a la independencia de Cataluña respecto al resto de España. El mismísimo Artur Mas, hace pocos días, sostenía que también los votos de la CUP (anticapitalista e independentista) serían contados como noes. En cambio ahora, este sujeto, que ha dado pruebas más que suficientes de su fanatismo político en los últimos años, no solo cuenta como síes los votos de la CUP sino que se atreve a computar también las papeletas de “Catalunya sí que es pot” (el Podemos catalán). Es obvio que el cinismo de no pocos líderes independentistas de Cataluña parece infinito. Por si lo mencionado anteriormente fuese poco, además, esta gente da por bueno el mal resultado electoral del pasado domingo habida cuenta de la alta participación. Que dicho de otra forma es tanto como admitir que el 100% del electorado aún sería mucho menos independentista. Sin embargo, todo lo acaecido no es óbice para que esta casta independentista, hoy por hoy, siga erre que erre con unos planes separatistas que presagian, cuanto menos, un notable retroceso en la calidad de vida del conjunto de la sociedad catalana. Por otra parte, la disparatada aventura independentista de los últimos días aún da para tratar temas mucho más serios como la manipulación de esta gente en los colegios electorales. Graves irregularidades de este género ya pudieron apreciarse en los pasados comicios municipales de una forma muy acusada en muchos rincones de Cataluña. Pero, el pasado 27S, acciones y actitudes de los independentistas que laminaban seriamente la Democracia las presencié en los tres centros electorales que visité. ¡Pleno! En suma, en esta Cataluña de hogaño, demasiados independentistas ya no se conforman con conculcar, de modo casi sistemático, derechos inalienables al castellanohablante y no-nacionalista en las instituciones públicas porque, de un tiempo a esta parte, también se les ve menoscabando el derecho democrático a votar en colegios electorales en los que se respete escrupulosamente el principio de neutralidad política. Ver reportaje fotográfico: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/21726521726/in/dateposted-public/




Con el mono de trabajo

El hilo de Ariadna Ahí dejo la respuesta oficial, a modo de escarnio, de todo un alcalde de CiU a un ciudadano que solo pretendía que se respetasen sus derechos lingüísticos como castellanohablante. Luego hay quién siendo independentista se da bombo de tolerante y demócrata e incluso asegura que en una hipotética Cataluña soberana se respetará la oficialidad del castellano. https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/21327129539/in/dateposted-public/ La constante inalterable No son pocos los años que hace que le vi las orejas al lobo en esta Cataluña gobernada por fanáticos independentistas y como botón de muestra dejo la resolución pública del Sindic de Greuges de Cataluña en contra de un ayuntamiento gobernado por ERC que vulneraba mis derechos lingüísticos como castellanohablante. Esta prueba gráfica de cómo funcionan las cosas en esta tierra donde nací viene pintiparada para aquellos que se creen que en una teórica Cataluña independiente los derechos de los castellanohablantes sí se respetarán. https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/21504023582/in/dateposted-public/ #Vota27S Hace dos lustros no existía un partido político con representación parlamentaria que en la práctica plantara cara al nacionalismo en Cataluña; por consiguiente, era inevitable significarse para cambiar este orden de cosas. Algunos, cansados de tanta represión política y lingüística, en comarcas nada propicias para ello y en otras donde el problema nacionalista se intuía, aunque muy lejano, dimos un paso al frente y nos pusimos manos a la obra para crear un espacio político en el que poder vivir con algo de dignidad. Diez años más tarde, partidos de nuevo cuño creados ex profeso para este menester y otros de la vieja guardia que han comprendido tarde cuál era el verdadero fin del nacionalismo (la independencia de Cataluña), te brindan el próximo 27 de septiembre la oportunidad de vivir en una Cataluña hermanada con el resto de España y Europa donde se gobierne pensando en los intereses de todos los ciudadanos. Para dar un paso significativo en tal dirección ya no es necesario que te signifiques en contra de esta casta de líderes nacionalistas que ha marginado sistemáticamente a los que no participaban de su delirio… ahora tan solo con votar basta. https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/21526459151/in/dateposted-public/




Delirio meridiano

El pasado viernes se celebró esa Diada de Cataluña en la que solo los independentistas son capaces de pasar por los reyes del cotarro como si algún ser divino así lo hubiese establecido por los siglos de los siglos. Y si no parece muy sensato apelar a la primorosa moderación de esta gente en cualquier otro momento del año, llegado este señalado día se convierte en toda una misión imposible. Así que, cuando concluyen esas peripatéticas puestas en escena que monta desde hace unos años por estas fechas para lanzar su mensaje al “mundo”, tiene por costumbre añadir correligionarios independentistas a los muchos que realmente tiene este movimiento político. Por supuesto, todo lo anterior lo hace sin mencionar cómo utiliza partidistamente las instituciones públicas y sus dineros en beneficio del independentismo. En cambio, esta gente repite con una cadencia convulsiva que los asistentes a sus manifestaciones se han de contabilizar por millones. De modo que todas las maquinarias de Cataluña engrasadas con subvenciones públicas, que no llegan al millón pero por ahí deben andar, lanzan millones de manifiestos asegurando que millones de manifestantes independentistas abarrotaron este año la avenida Meridiana. Sin embargo, ninguno de los paniaguados del régimen imperante en Cataluña ha enseñado aún un solo metro cuadrado de los 182000 del lugar en cuestión con 11 independentistas metidos en él y muy pocos han sido los que, verdaderamente, se han atrevido a mostrar aquellos espacios en los no había nadie (sobre todo espacios ocultos a la perspectiva cenital) o con muy pocos manifestantes (como la megaplaza de Les Glories y lugares adyacentes). En conclusión, esta gente es muy dueña de seguir inflando artificialmente su “movimiento”; pero, conviene que el resto de ciudadanos de Cataluña, de España, de Europa y de todos los países del mundo tenga presente que con esta gente independentista por en medio, las únicas cuentas que salen son las de los millones de euros que marchan sistemáticamente del erario público para mantener su delirio político y las de los millones de veces que degrada la democracia en la calle y en todas las instituciones públicas en que gobierna.




La cuadratura del círculo nacionalista

Los dirigentes nacionalistas de la tierra donde nací y donde actualmente resido hace años que vinieron con la pamplina de que los alumnos de Cataluña con 0 horas de castellano en la etapa infantil y 2 horas semanales en primaria salen con mayor dominio de esta lengua que los mismísimos niños de Castilla que imparten casi todas las asignaturas en este idioma. Desde entonces han vuelto a la carga cada dos por tres con esta argucia “política” para que el ciudadano de a pie no disponga de momento alguno para reflexionar sobre tan insolente aseveración. Por si todo lo anterior no bastase para que estos cabecillas nacionalistas saliesen bien librados cuando se meten en semejantes berenjenales, andan auxiliados por una legión de medios de comunicación hipersubvecionados y unas televisiones “públicas” (TV3, 3/24…) enérgicamente controladas por el régimen con las miras puestas en repetir a pies juntillas la afirmación de marras en cuanto algún “temerario” pensante muestre en público un mínimo recelo sobre su veracidad. En fin, está por ver qué pasará cuando algún osado ciudadano pregunte sin ambages a las autoridades competentes cómo los mismos alumnos que imparten más horas de inglés que de castellano en Cataluña tienen un nivel tan paupérrimo en dicha materia en comparación con los niños de Inglaterra. Más información en el siguiente enlace: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/18827696192/in/dateposted-public/




El independentismo y sus golpes bajos

Al primer golpe de vista, en demasiados pueblos de Cataluña se aprecia que entidades politizadas de índole enormemente arbitrario (independentista) han hecho de las instituciones públicas unas meras plataformas desde las que tratar de influir en la ciudadanía, sin complejo alguno, en pleno proceso electoral. Conviene dejar bien sentado que los sujetos que llevan a cabo acciones tan indignas como colgar banderas independentistas u otros paramentos partidistas en ayuntamientos, colegios electorales y demás lugares del espacio público catalán suelen llenarse la boca con la palabra “democracia”. Sin embargo, este orden de cosas y otros como la innegable discriminación a castellanohablantes y no-nacionalistas en innumerables instituciones públicas controladas por militantes del separatismo, los ataques violentos a personas u organizaciones que se posicionan en contra de esta tendencia política… no contribuyen a que se relacione independentismo con democracia en Cataluña. Además, por si faltase algo para distanciar más a esta desoladora corriente ideológica de la verdadera democracia, muchas siglas políticas ligadas al independentismo están enormemente teñidas por la corrupción, según se nos informa todos los días del año desde la mayoría de medios de comunicación. Enlace de interés: https://www.flickr.com/photos/100929805@N07/17587485790/in/dateposted-public/




Y paro de contar

En los últimos tiempos, hay quien en Cataluña, e incluso en el resto de España, trata insistente y maliciosamente de asociar a Ciudadanos con la derecha, pero aquel que lo hace obvia aposta que la inmensa mayoría de quienes lo crearon huyó despavorida del entorno del PSC, precisamente por su acusada deriva nacionalista; esto es, por la derechización de esa cúpula dirigente del partido “socialista” catalán que tantísimo ansiaba encumbrarse hasta las salas magnas del Palau de la Generalitat, valiéndose de aquel "siniestro" Tripartito.




¡Madre mía, qué democracia!

Juraría que hay poca diferencia entre llenar de “esteladas” el espacio público todo el año como ocurre ya en Cataluña y colgar banderas de CiU, ERC, CUP... en los mástiles de los ayuntamientos y demás instituciones oficiales. Enlace de interés.




Los dados siguen cargados

Da qué pensar que haya algún banco en España que, con el luctuoso historial que arrastra tras de sí (preferentes…), ahora se dedique a hacer firmar a sus clientes a través de tabletas digitalizadoras. Juraría que las cosas, tras esta espantosa crisis que anda castigando a las familias de medio mundo, no volverán a ser como antes… sino peores: los ricos, más ricos; los pobres, para los que verdaderamente llevan las riendas de este país (poderes fácticos), menos personas.




Con la lengua fuera en Cataluña

Para que te empapes de cómo discurren las cosas en Cataluña, dejo a continuación un pelín de esa realidad lingüística en la que los nacionalistas excluyentes siempre ganan. Para empezar, en TVE a Gerona la llaman “Girona”, pero en TV3 a Huesca le dicen “Osca”. Asimismo, en TVE a lo largo del día hacen varias desconexiones en Cataluña para emitir en “català”; sin embargo, en TV3 no las hacen para emitir en castellano a pesar de que el grupo más mayoritario de hablantes es el castellanoparlante. Por si lo anterior fuese poco, cuando el Govern de Cataluña hace una rueda de prensa y TV3 la retransmite en directo suele cortar la realización en el preciso momento en que el Portavoz atiende en castellano a las preguntas que formulan los periodistas. Del mismo modo, respecto a otro medio de comunicación, cualquier ciudadano de Cataluña tiene muchas posibilidades de recibir correspondencia en castellano y “català” si la carta es emitida por cualquier organismo estatal, pero prácticamente ninguna si ésta viene desde la Generalitat o el Ayuntamiento. Para más inri, a este orden de cosas, que nada tiene que ver con la normalidad, estos sujetos nacionalistas lo llaman “Normalizació Lingüística”.




Los cabos del Independentismo

Oigo últimamente a algunos líderes independentistas de esta Comunidad Autónoma de España hablar de declaraciones unilaterales de independencia y llego básicamente a dos conclusiones: que han perdido el entendimiento o que les importa un pimiento el bienestar del conjunto de sus conciudadanos. La segunda conclusión está meridianamente clara si vuelves la vista atrás y recuerdas en qué han gastado el dinero público mientras las necesidades perentorias de la ciudadanía eran innumerables. Ahora bien, sin necesidad de refrescar la memoria también puedes visitar estos días municipios como Manlleu, San Antoni de Vilamajor, Sant Pere de Torelló… y comprobar por ti mismo el grado de financiación oficial actual que tienen las entidades independentistas para cambiar la fisonomía de sus espacios públicos con todo tipo de paramentos propagandísticos mientras muchos de sus vecinos pasan verdaderas necesidades. Pero, volviendo a la primera conclusión, ¿te imaginas la viabilidad de una hipotética Cataluña independiente surgida de una Declaración Unilateral de Independencia donde, además del conflicto con el resto de España, el previsible aislamiento internacional y otras mil innegables vicisitudes, la mitad de sus ciudadanos pusiesen palos en la rueda del nuevo gobierno constituido como han hecho muchísimos independentistas con el Estado de manera ininterrumpida desde el advenimiento de la Democracia? En definitiva, estos líderes separatistas están como una cafetera o se están poniendo las botas a costa de las arcas públicas como la inmensa mayoría de las castas políticas del resto de España.




¡También molesta La Internacional en televisión pública de Cataluña?

Se conoce que la televisión pública de Cataluña no solo interrumpe, de forma casi sistemática, las retransmisiones en directo de las ruedas de prensa del Govern cuando los periodistas hacen sus intervenciones en castellano. No cabe duda de que hoy también ha hecho otro tanto de lo mismo en el preciso momento en que sonaba “La Internacional”. Todo ello con el agravante de que la locutora de la cadena de televisión autonómica ha sentenciado que el congreso extraordinario del PSC finalizaba con “Els Segadors”. Sin embargo, segundos antes, por la megafonía de la Farga de L’Hospitalet, donde se celebraba el acto en el que se ha ratificado a Miquel Iceta como flamante líder del “socialismo” catalán, se pudo escuchar inmejorablemente, como posteriormente sucedería, que se pondría colofón al acto con el himno oficial de los trabajadores del mundo entero.

Etiquetas: , , , , ,




Autogoles en la requeteindependentista TV3

Está visto que la internacionalización del proceso de construcción nacional, que según el Govern de Cataluña debería llevar a la independencia de Cataluña, acelera el paso hacia el fracaso más absoluto. No cabe duda de que lo sabe todo el que esté medianamente informado porque, entre otras cosas, son tan innumerables los reveses políticos obtenidos fuera de las fronteras de España como los recursos económicos destinados a esta tarea por una parte importante de la casta gobernante en toda la comunidad autónoma (ayuntamientos, consejos comarcales, diputaciones y gobierno). Esta misma mañana ha tenido lugar otro más de estos desengaños en el mismísimo plató donde se emite en directo un programa de la televisión “pública” de Cataluña. En estos precisos momentos no me consta que algún medio de comunicación hipersubvencionado por el Govern de Cataluña recoja el enésimo fiasco independentista acaecido cuando Lídia Heredia, conductora televisiva de “Els Matins”, entrevistaba al Jefe de Gobierno del Principado de Andorra (Antoni Martí Petit). El mandatario del pequeño país pirenaico ha respondido a la periodista de TV3, obsesionada por el tema independentista, que el “problema català” seguiría siendo únicamente un asunto interno de España aunque se lo preguntase de muchas otras maneras diferentes.

Etiquetas: , , ,




Pedro Sánchez presenta credenciales en TV3

De cuando en cuando en TV3 entrevistan a alguien no afín al ultranacionalismo catalán. No obstante, cuando esa rareza tiene lugar en la cadena de televisión “pública” de Cataluña, el tema del independentismo suele ser introducido por el presentador de turno cada dos por tres. No hay más que revisar la entrevista que han hecho, hace apenas unos minutos en el programa “Els Matins”, a uno de los tres candidatos a secretario general del PSOE para percatarse de que el tema de marras forma parte de una monomanía que ocupa a los que trabajan en TV3 casi las 24 horas del día. A pesar de ello, en el mencionado programa matinal, el entrevistado, Pedro Sánchez, no ha cedido ante el empuje independentista de la entrevistadora Lídia Heredia y ha defendido “con casta” una España unida y territorialmente solidaria ante toda una representante de “la casta” independentista de TV3. Sin embargo, el político socialista no ha dicho ni mu cuando le han recordado que desde el PSC defienden un blindaje lingüístico del “català” a pesar de la asfixiante discriminación que ya sufre el castellanohablante en Cataluña. En resumidas cuentas, si algo pretende cambiar este capacitado candidato a la Secretaría General del PSOE, lo hará solo a medias mientras calle ante el nacionalismo del partido catalanista con el que está federado (PSC) por más que se mantenga firme frente a las embestidas independentistas de una conductora televisiva de TV3.




CiU se desploma y Artur Mas vuelve a fracasar

Hace apenas unas horas se celebraron unas esperadas elecciones al Parlamento de la Unión Europea que vienen pintiparadas para calibrar el desafío separatista en la Comunidad Autónoma de Cataluña. De ellas se desprende que la participación en Cataluña, varios puntos por debajo del 50%, deja en evidencia a los independentistas que cansinamente repiten lo de la necesidad de votar que tienen los catalanes para decidir su futuro. Asimismo, queda de manifiesto tras ellas que no aparecen por sitio alguno en las urnas los 2000000 de independentistas de una de las manifestaciones del 11 de septiembre de los que hablaba TV3,
sin olvidarse de los más de la mitad de ciudadanos de Cataluña que se echaron a la calle en ese mismo acto reivindicativo, según la exaltada Terribas. Del mismo modo, conviene recordar este periodo electoral para medir en su justa medida la capacidad para fracasar que demuestra poseer el President de la Generalitat que horas antes de que el pueblo acudiera a las urnas lo exhortaba a que CiU ganase en Cataluña y que el PP no lo hiciese en el conjunto de España: los resultados han sido demoledores para el líder convergente. Sin embargo, su fracaso más estruendoso ha sido el empecinamiento mostrado en dotar de carácter plebiscitario unas elecciones ordinarias para dejar claro el pretendido sentir independentista del pueblo catalán, porque se deduce de lo que ha terminado acaeciendo en Cataluña que o bien la capacidad de Artur Mas es nula para trasladar a los ciudadanos el carácter plebiscitario de unos comicios europeos o bien que los partidos independentistas (incluyendo la deliberadamente ambigua CiU en el cómputo de sufragios de esta tendencia ideológica) han perdido la friolera de 645058 votos en las urnas respecto a las últimas elecciones celebradas en el 2012, también supuestamente plebiscitarias. En las Autonómicas de 2012 (CiU, ERC y CUP) obtuvieron 1781460 papeletas mientras que en las europeas de ayer solo pudieron contar el apoyo de 1136402 electores.




La Cataluña que no parece gustar en TV3

Miles de catalanes salieron anoche a las calles, en la localidad barcelonesa de Granollers, a celebrar la Décima del segundo club de fútbol, en número de aficionados, en Cataluña (Real Madrid). Sin embargo, no he visto una sola imagen de madridistas catalanes celebrando en Cataluña la última consecución de la Copa de Europa por TV3… debe ser porque, con toda seguridad, ninguno de los exultantes aficionados portaba una “estelada” (bandera independentista). Para esta gente de TV3 una mera aglomeración de un par de independentistas puede ser noticia, pero la de decenas de miles de “merengues” celebrando tan afamado título continental por toda Cataluña en vísperas de unas elecciones al Parlamento de la Unión Europea en un terruño donde los clubes deportivos son algo más que eso…